Aurelio Espinosa Pólit

Aurelio Espinosa Pólit

Father Aurelio Espinosa Pólit was an Ecuadorian Jesuit priest, writer, poet, translator, literary critic and university professor. His works carry religious, historical and cultural themes. He was born on July 11, 1894 in Quito Ecuador and died on February 21, 1961 at the age of 66. At the age of four, he and his family fled to Europe due to political reasons. He furthered his studies in Barcelona, Granada and in Cambridge. He returned to Ecuador in 1928, becoming one of the country’s most famous and respected writers.

Legacy

Father Aurelio Espinosa Pólit co-founded the Pontifical Catholic University of Ecuador, and served as its first rector. He taught Greek language and Greek literature at the University, and spoke English, French, Spanish, and Italian fluently. He translated into Spanish the complete works of the Latin poets Virgil and Horacio and the Greek playwright Sophocles. Espinosa Pólit also founded the Aurelio Espinosa Pólit Museum and Library in Quito. One of Ecuador’smost prestigious literary awards, the Aurelio Espinosa Pólit Prize for Literature, bears his name.

The Aurelio Espinosa Pólit Museum and Library in Quito Ecuador
The Aurelio Espinosa Pólit Museum and Library in Quito, Ecuador (founded on April 1, 1929).
A bust of Aurelio Espinosa Polit outside of the Aurelio Espinosa Pólit Museum and Library in Quito Ecuador.
A bust of the writer outside of the Aurelio Espinosa Pólit Library in Quito, Ecuador.
A 1994 Ecuadorian stamp commemorating the centennial of Aurelio Espinosa Polit's birth
A 1994 Ecuadorian stamp commemorating the centennial of Aurelio Espinosa Polit’s birth.

Videos

Video featuring the Aurelio Espinosa Pólit Library.

Video featuring the Aurelio Espinosa Pólit Library.

Video of the history of the Aurelio Espinosa Pólit Library.

Virtual tour of the Aurelio Espinosa Pólit Museum

Organizations Espinosa Pólit was a member of

Espinosa Pólit was inducted into the Ecuadorian Academy of Language in 1933, and later was a corresponding member of the Spanish, Mexican and Colombia academies.

Nonfiction

TitleYear
Virgilio, el poeta y su misión providencial(Quito, 1932)
Sófocles. Edipo Rey en verso castellano(Quito, 1935-1945)
Dieciocho clases de literatura(Quito, 1947)
El Lebrel del Cielo de Francis Thompson. Semblanza, versión poética y comentario(Quito, 1948)
Posiciones católicas en educación(Quito, 1953)
Temas ecuatorianos(Quito, 1954)
Gramática latina y escritos complementarios(Quito, 1958)
Curso de cultura superior religiosa(Quito, 1958)
Los dos primeros poetas coloniales ecuatorianos, siglos XVII y XVIII: Antonio de Bastidas y Juan Bautista Aguirre(Puebla, 1959)
Síntesis virgiliana(Quito, 1960)
Epistolario de José Joaquín de Olmedo(Puebla, 1960)
Poesía y prosa de José Joaquín de Olmedo(Puebla, 1960)
Los jesuitas quiteños del extrañamiento(Puebla, 1960)
Bucólicas, Geórgicas y Eneida.(México, 1961)
Trozos selectos de autores ecuatorianos(Quito, 1962).
La Cooperación de los padres en la educación
Los Clásicos de la Literatura ecuatoriana
La dicha en que vivimo(1940)
Formación de la Juventud(1947)
Dieciocho clases de Literatura(1947)
Reseña histórica del Himno Nacional Ecuatoriano(1948)
El Himno Nacional de Juan León Mera
Olmedo en la Historia y en las Letras
Edición crítica de la vida de Santa Mariana de Jesús del P. Jacinto Moran de Butrón
Santa Mariana de Jesús, hija de la Compañía de Jesús, estudio histórico ascético de su espiritualidad
Alzando el velo del silencio, vida meditada, de San José
José María Egas, una voz renovada en la poesía ecuatoriana(1963)

Translations

Virgilio en verso castellano
Siete poesías sagradas de Florence Bennett Anderson(1937)

Poetry

Del mismo laúd(1914)
Alma adentro(1938)
Estaciones y cristofanías(1944)
La fuente intermitente(1946)

Biographies

Olmedo en la historia y en las letras. Siete estudios(Quito, 1955)
Santa Mariana de Jesús, hija de la Compañía de Jesús(Quito, 1956)

Poems (in Spanish) by Aurelio Espinosa Pólit

PRELUDIO

Los negros flancos de la peña rota
al interior destilan gota a gota el agua, que latente
callada se acumula, y por fin brota en límpida vertiente.
Y de mi duro corazón partido gota a gota ha surtido
la salobre vertiente de mi llanto, que luego con melódico gemido
fluye trocada en canto.
Y canto es asimismo la dulzura del hilo de agua pura
que en tomo riega la sedienta grama, cuando la íntima paz que me satura
del pecho se derrama.
Así alternando el himno y la elegía, ya llore, ya sonría,
sólo te canto a Ti, mi único Dueño, en quien puse mi ensueño
desde que supo amar el alma mía.

PROTESTA

¿Sólo el amor humano temblará de ternura? ¿sólo él sabrá inspirar
la enajenada estrofa que traduce inconsciente la ilusión ideal?
¿Será el amor el grito del corazón de carne, sincero sólo en él?
y ese salto a la altura, y ese divino vértigo ¿no es del alma también?
Tanto puede el hechizo de lo que sólo es sombra, Dios vivo!, de tu luz…,
y para henchirme el alma de dulzura infinita ¿no bastarías Tú?

¡EN MARCHA!

¡Viaje divino del alma hacia Dios! La meta, Jesús;
y Jesús, el guía;
y el camino asimismo Jesús, que un día le dijo: ¡Ven, Yo soy la vía!
Jornada difícil, viaje doloroso, ascensión abrumante-a una cumbre;
esperanza inquieta que escruta las cimas, sin que el término ansiado
columbre…
Pero viaje emprendido en radiante visión inicial:
¡y ésa fuiste Tú, mi Sol matutino, Belleza esencial!
Y allí en la retina del alma perdura, sonrisa de cielo, lenta, obsesionante,
y es como aguijón, que en ella clavado de continuo le grita:
¡adelante!
Y es esa visión amorosa, que al alma la ciega a toda otra luz;
¡y ese amor es el tuyo, tu amor perdurable, tu amor absorbente, OH Jesús!

EL PACTO

Lo quieres todo: es esto lo primero, y no cabe contigo otro acomodo.
Lo quieres todo,
en ademán sincero;
y al alma que te busca enamorada, porque no entre engañada,
la previenes austero:
¡Todo o nada!
Lo quieres todo; y si ella dice: “Quiero Íntegra hacerte mi oblación
sagrada”, de tu cerco divino abres la entrada.
Y ella al toque hechicero
de la mano divina que la eleva, queda sin saber cómo transformada,
mientras por senda nueva
empieza a andar a do tu amor la lleva.
Lo quieres todo; y esto a cada instante de la dulce jornada
es tu aviso interior, divino Amante, tu empeño ineludible: ¡Todo o nada! Y
es esto lo primero y lo postrero, para el alma a la vez martirio y gloria,
y línea divisoria
entre el falso vivir y el verdadero.
Lo quieres todo, Y ¿cómo de otra suerte pudiera el alma convivir tu vida,
cuando entraña en su ser germen de muerte? Justo es que desprendida
de cuanto la divida,
todo lo dé, Señor, por poseerte,
¿Cómo si no al Excelso unirse el lodo, la criatura al Criador, la nada al
Todo?

LA VOZ QUE LLAMA

¡Fue mi alma tu conquista!
-hazaña inexplicable de tu amor- ¿cómo Te abriste paso? ni yo mismo
puedo recordar hoy.
Con táctica divina
consumaste en silencio la invasión, y antes de que ni yo supiera cómo,
ya era tuyo, mi Dios.
Mas no entrabas del todo; querías que sellase la oblación, que el amor que
llamaba respondiese
con espontáneo amor.
Y Te oía, cautivo
del insinuante hechizo de tu voz, aunque sentía la existencia rígida
de un amor de exclusión:
“Si has de venir conmigo, el todo de tu vida he de ser Yo…”
-y, callado, soñaba yo en mi dicha, aurora en arrebol…
Urgías amoroso:
“Ven, hijo mío, que de paso voy… mira cuánto pagué lo que te pido,
dame tu corazón!
-Y el corazón lloraba del hogar al recuerdo seductor… mas al fin a tus pies
caí rendido
con divina ilusión;
y el viviente holocausto consumé en aquel día por tu amor, y llorando Te
dije: “Voy ahora,
ya todo tuyo soy…”

EL ADIOS

Cuando dejé partida en dos pedazos en el paterno umbral
mi juventud, Señor, y entre tus brazos, con ansias vivas de abreviar los
plazos,
busqué mi alto ideal,
iba sangrando el corte de la herida que por llegar a Ti,
en cruel congojosa despedida,
-por Ti, mi único amor, por Ti, mi vida- en el pecho me abrí.
Mas tu primer encuentro fié dulzura de increíble fruición,
anestesia divina que perdura
cuando ya del adiós y su amargura se olvidó el corazón.
Y aunque tomase a recordarlo un día, ya no hay volver atrás:
a todo amor el tuyo desafía;
pude dejar mis padres… ¡no podría dejarte a Ti jamás!

AÑOS DESPUES

(en el aniversario)
Y con todo…
hoy me vino un recuerdo, agobiante que el alma me aprieta;
me volvió mi pasado de golpe, visión repentina, cegadora, inquieta;
volví a revivir el desgarramiento del adiós postrero, y, pensando en mis
padres, del pecho me brota una angustia
que contarte quiero:
¡Dios mío, Dios mío! ¡recuerda que todo lo dejé por Ti! Bueno está que
pruebe -que alguna vez pruebe- qué fié
lo que entonces por siempre Te di,
y que en esta prueba retoñe de pronto la espina embotada del viejo dolor,
y fibras calladas sacuda y remuerda secreto escozor…
Bueno está que sienta por dentro la herida, y que a pesar de ella,
sin estoicismos, sin falsos silencios, a tus pies con amante querella,
Te la muestre confiado, Dios mío, pudiendo decirme que perdura el
arranque primero, la voluntad firme, que está entera la fe que me puso
gozoso en tus brazos
un día,
que pudiendo escoger otra vez, otra vez solo a Ti escogería,
sólo a Ti, mi Dueño, sólo a Ti, Señor,
sólo a Ti, pisoteando dichoso por siempre todo humano amor…

Selected works

  • Alma adentro (1938; poetry), read it for free here.
  • El lebrel del cielo de Francis Thompson: semblanza, versión poética y comentario (1948), read it for free here.
  • Patria y religion filiación hispanica de nuestra América (1900)
  • El bimilenario de Horacio (1935)
  • Los clásicos y la literatura ecuatoriana (1938)
  • Síntesis Virgiliana (1960)
  • Temas ecuatorianos (1954)
  • Poesía completa (1996)
  • Estudios sobre el español de Nuevo Méjico (1946)
  • De camino hacia Dios (1960)
  • Virgilio, el poeta y su misión providencial (1932)
  • Estaciones y cristofanias (1944)
  • Oración gratulatoria pronunciada en la Catedral Metropolitana de Quito el 24 de mayo de 1946 (1946)
  • Escudos y banderas del Ecuador: é Himno nacional (1959)
  • Trozos selectos de autores ecuatorianos (1958)
  • La fuente intermitente: La rosa de sesenta pétalos (1946)
  • En el mismo laúd: prolongaciones de “Alma adentro.” (1941)
  • Olmedo en la historia y en las letras (1980)
  • La ascención espiritual de la crítica virgiliana: tres sonetos (1933)
  • La pastoral virgiliana de Whicher (1937)
  • José Joaquín Olmedo: poesía-prosa (1960)
  • Santa Mariana de Jesús hija de la Compañía de Jesús (1956)
  • El “Edipo Rey” (1935)
  • Reseña histórica del himno nacional ecuatoriano (1948)
  • Dieciocho clases de literatura (1947)
  • El conde ugolino, episodio de “La divina comedia”, Infierno (Canto 33) (1922)
  • La dicha que vivimos (1940)
  • Los jesuítas quiteños del extrañamiento (1960)
  • Lírica Horaciana: odas, épodos, canto secular (1953)
  • Los Dos primeros poetas coloniales ecuatorianos, siglos XVII y XVIII (1959)
  • De corazón humano a corazón divino: hora santa (2010)

Leave a Reply

Your email address will not be published.